El suplente, ese gran dilema

¨En sus manos me siento mas seguro que un tango cantado por Gardel¨

Hace un par de años la empresa Kin Analitics me acercó un informe relacionado a la actuación de los arqueros en el torneo brasilero del 2015, en él se destacaba el desempeño de Marcelo Grohe arquero de Gremio de Porto Alegre, también ponía sobre relieve  la actuación de Martin Silva arquero de Vasco da Gama equipo que ese año descendió de categoría, hasta aquí nada novedoso, lo realmente interesante de los datos era que Silva no había jugado la totalidad de los partidos faltando en una considerable cantidad de cotejos, siendo reemplazado por dos arqueros diferentes. A través de una ecuación matemática que ellos desarrollaron llegaron a la conclusión: que si Silva jugaba la totalidad de los partidos, Vasco no solamente no descendía sino que además clasificaba a la copa Sudamericana. La frialdad de los números suele ser traicionera sin la clave de interpretación adecuada, no obstante ese trabajo me hizo reflexionar sobre un tema por demás importante, el del ¨suplente¨ (quien desee leer la nota completa puede hacerlo en https://www.facebook.com/kinanalytics/).

En un plantel profesional suele haber generalmente tres arqueros, cuatro en algunos casos, lugar ocupado por algún juvenil con proyección, todos sabemos que el puesto tiene la particularidad de no poder jugar de otra cosa que no sea de arquero, eso extrañamente está reglamentado desde la época en que el gran Jorge Campos alternaba su tiempo entre el arco y el campo. Un lateral puede jugar de extremo, un volante de defensor, un técnico puede probar muchas variables con los jugadores de un plantel en busca de mejorar el rendimiento del equipo, es muy difícil ver jugar a un arquero de otra cosa, incluso podríamos afirmar que salvo el recordado cambio de Van Gaal en el mundial de Brasil 2014, donde Krul suplantó a Cillensen antes de la serie de penales, nunca el cambio del arquero se realiza con un objetivo táctico, su reemplazo siempre obedece a los mismos motivos, sanción disciplinaria, lesión o evaluación de su rendimiento.

Hoy en día donde muchos equipos de primer nivel juegan más de un torneo a la vez muchos técnicos toman la decisión de utilizar un arquero distinto en cada competencia, es quizás una manera acertada de garantizar actividad y fomentar la sana disputa en beneficio de un mejor rendimiento.

En relación a la actividad del entrenador de arqueros este tema no es menor, hay que tener mucho equilibrio y fomentar siempre la armonía entre los pares, en general mi experiencia me indica que hay una mayor predisposición del suplente a aceptar sugerencias del entrenador especifico, es algo lógico su condición indicaría que hay una preferencia por el jugador que actúa, y eso implicaría que él tiene que mejorar, trabajar más para igualar la consideración del director técnico, no obstante como dije anteriormente lograr armonía y predisposición es fundamental para tenerlos mentalizados y motivados en condiciones de rendir de manera óptima cuando les toque actuar. La honestidad y la rigurosidad profesional suelen ser los mejores aliados en este sentido.

Durante un campeonato no muy lejano en el tiempo, al revés de lo ocurrido en el comienzo de la nota con Vasco da Gama, me aconteció que el director técnico tuviera que disponer de los tres arqueros con los que contaba el plantel, el rendimiento del equipo no solamente no se deterioró, sino que se coronó campeón con la valla menos vencida y uno de ellos, que no era el titular, mantuvo el arco invicto durante nueve encuentros. Esto lejos de ser un relato autorreferencial para insuflar el ego de quien lo escribe, es simplemente la evaluación de un buen trabajo en equipo: un dirigente con visión para mantener un plantel con arqueros de jerarquía, un técnico con confianza en el trabajo y la capacidad del entrenador especifico para mantenerlos en buen nivel de rendimiento, como siempre me gusta afirmar: ¨necesitar de los demás es una fortaleza no una debilidad¨.

El equipo no está compuesto solamente por los once que entran al campo y aunque esto es siempre enunciado como una obviedad llevarlo a cabo es una tarea que requiere de mucho esfuerzo y convicción, la dedicación del entrenador no debe tener trato preferencial y su predisposicion siempre estar al alcance de quien lo requiera.

Marcelo Luis Alvarez

[email protected]

Pep Guardiola

¨Esos tipos soplan con el viento, al rebaño y su temor¨

La carrera de Pep Guardiola como entrenador comenzó con el famoso ¨No tendrás los cojones de hacerlo¨, a partir de allí su conocida acumulación de títulos con el Barcelona y ese juego inigualable que lo lleno de merecidos elogios, pero abundar en la trayectoria de Guardiola no es la intención de este articulo tampoco recorrer su archiconocido palmarés.

Desde Arquero Jugador nos queremos ocupar del rol del arquero en los equipos de Pep.

Los comienzos en Barcelona lo colocan frente a Victor Valdes, un arquero consolidado en el difícil arco del equipo catalán, pero no por ello libre de algunos cuestionamientos, la tarea de Guardiola fue exquisita, transformó un arquero en excelente jugador de campo, este vídeo fue uno de los primeros analizados en Arquero Jugador.

Cuando algunos conjuntos en especial el Real Madrid, por entonces dirigido por José Mourinho, comenzaron a presionar la salida de Valdes, el Barsa paso algunos contratiempos menores, pero a esa altura su catarata de éxitos y el desgaste al frente del blaugrana lo catapultan al Bayern Múnich.

Con Manuel Neuer en el arco Pep no tuvo que pensar en el puesto, el arquero alemán parecía hecho a su medida, potenció sus virtudes lo colmó de confianza y su producción bajo la tutela de Guardiola fue formidable, de lo mejor que mostró el puesto a nivel histórico, coronado con el título de campeón mundial en el arco de la selección germana en Brasil 2014.

El último partido que disputo el Bayern bajo la conducción de Guardiola es fiel reflejo del juego desarrollado por Neuer, en 51 minutos realizó 41 pases con un 83 % de efectividad.

Su llegada al Manchester City implicaba su mayor desafío, en la previa Joe Hart no contaba con las características requeridas por Guardiola en la posición, el arquero ingles siempre se destacó por ser un elástico atajador con escaso dominio periférico,  su decisión fue la esperada prescindió de  Hart y contrato a Claudio Bravo, por entonces de muy buen rendimiento en Barcelona,  la performance del arquero chileno no fue la esperada, alternó en la titularidad con Wilfredo Caballero y la posesión del balón y la salida fluida que caracteriza su idea del juego se vio comprometida, lejos de amedrentarse redoblo la apuesta, exigió la contratación de Ederson Moraes del Benfica portugués en una suma que cerca estuvo de ser récord en el puesto, cuarenta millones de euros, el joven arquero brasilero cumplió una destacada actuación en el Manchester que pulverizó todos los récords en la última Premier League.

Ederson se adaptó muy bien a la idea de juego propuesta por el entrenador a tal punto que la revista especializada Tactical Room en su edición número 43 establece lo siguiente, ¨El City de los centuriones, el de los récords ha sido también el del ¨beautiful football¨, como gustan los ingleses de apodar al juego practicado por Guardiola. Como un torrente todos los datos estadísticos han sonreído al conjunto azul, líder en cualquier faceta escrutada, aunque ningún detalle muestra mejor dicho dominio que el siguiente (por impensable que resulte): si hubiese jugado sin portero todos los partidos en su estadio y todos los remates rivales se hubiesen transformado en gol, el Manchester City continuaría siendo campeón de la Premier 2017-2018…¨.

Esta apreciación tiene un error a mi juicio, no creo que jugando sin portero hubiese sido campeón igual, sino que la manera en que utiliza al arquero garantiza que al conjunto prácticamente no le pateen al arco, aquí algunas imágenes del último partido contra Liverpool, donde realizó 38 pases con un 84 % de efectividad.

Distancia constante con sus defensores, coberturas, desmarques de apoyo salida prolija y ademas salto de lineas con suma precisión aprovechando su potente disparo de pie izquierdo son algunos de los aportes del joven arquero del City.

Muchos dicen que Guardiola revolucionó el fútbol con una formula sencilla atacar con los defensores y comenzar a defender con los delanteros, Arquero Jugador pretendía ser un lugar donde abogáramos por la incorporación del arquero al juego de conjunto, en este sentido Pep también redobló la apuesta, podemos asegurar sin temor a equivocarnos que sus equipos juegan con un ¨Jugador Arquero¨.

Marcelo Luis Alvarez

[email protected]

Rusia 2018, el jugador que juega de arquero.

¨La rueda que mueve al mundo va a girar y girar…¨

Previo al mundial de Brasil 2014 escribimos una nota titulada ¨En defensa de la palabra arquero¨, en ella abogábamos por la idea de un arquero mas participativo en el juego ampliando sus funciones mas allá de lo estrictamente defensivo.

Con la figura de Manuel Neuer  a la cabeza, el mundial de Brasil estableció un nuevo paradigma para el arquero a tal punto que la pagina oficial de FIFA destaca sus 244 pases durante el torneo como uno de los datos mas relevantes del equipo campeón, su juego tuvo tanta implicancia fuera de los lugares a los que nos tiene acostumbrado un arquero, que cuando aun muchos no lo incluyen dentro del sistema de juego (4-3-3; 4-4-2; 2-3-3-2), no se si no seria licito decir que la selección alemana jugo con un 3-4-3-1; si con un jugador mas y lejos del arco.

Esta pagina viene defendiendo un prototipo de arquero enmarcado en conceptos que hemos recopilado analizando grandes jugadores y rescatando opiniones de influyentes maestros de este deporte.

Podríamos resumir de la siguiente manera nuestras premisas, un buen arquero es en primer termino aquel que evita atajar, el que anticipando la jugada resuelve antes que se convierta en peligrosa, ofreciendo alternativas a nuestros defensores para que no se compliquen, ubicandolos para impedir desajustes, cuando esto no resulta y hay que defender el arco estamos a favor de hacerlo con la mayor economía de movimientos posible, reduciendo ángulos, achicando espacios, presionando al delantero ferozmente para que no pueda pensar y así dificultar su definición, estamos convencidos que es la manera que contiene mayor efectividad y la mas aconsejable para impedir el gol, cuando todo esto no se pudo concretar y nos encontramos el las cimas de la desesperación, la estirada es el ultimo recurso, y si hicimos de manera correcta algo de todo lo anterior seguramente no sera espectacular y si sencilla y muy eficaz. Es decir jugar al mismo juego que sus compañeros y a la hora de defender el arco, ayudado por ellos, optimizar los medios a utilizar.

Por supuesto que la tarea del arquero esta determinada en gran medida por la idea del entrenador y el modelo de juego del equipo, Brasil 2014 fue un mundial donde los equipos que se destacaron tuvieron una propuesta ofensiva defendían lejos de su arco y con posesión del balón, necesitaban arqueros que se hicieran cargo de espacios amplios, que realizaran desmarques de apoyo e iniciar el juego con pases certeros.

Neuer no estuvo solo, tuvo muy buena compañía, Claudio Bravo en Chile, Jasper Cillensen en Holanda jugaron mas de lo que atajaron, la evolución de Buffon y la capacidad de Keylor Navas (rey del achique feroz), junto a muchas otras actuaciones de muy buen nivel, hicieron que fuera un mundial de arqueros. Rusia 2018 se nos presenta como una gran incógnita, todo indicaría que esta tendencia debería consolidarse, sin embargo, el arquero alemán esta en duda debido a una molesta lesión que lo mantuvo alejado de las canchas, Chile, Holanda e Italia no serán de la partida, hay cambio generacional en selecciones importantes como Brasil y España, habrá que estar atentos y observar con suma atención.

En un mundial donde el póster oficial es la figura del único arquero que gano un balón de oro, Lev Yashin, cabe preguntarse ¿habrá muchos jugadores que vayan al arco o sera un mundial de eficientes atajadores?.

Marcelo Luis Alvarez

[email protected]

Muchas miradas.

magritte_and_contemporary_art_the_treachery_of_images

Aquellos que eran vistos bailando, eran considerados locos por quienes no podían escuchar la música” 

Este fin de semana dará comienzo La Liga española versión 2017/18, es abundante el material de análisis que dejó el torneo que terminó y obviamente sirve para preparar el que viene.

Como estrategia de marketing los medios de comunicación especializados elaboran rankings de todo lo que alguien se pueda imaginar, obviamente la labor de los arqueros no queda al margen, el Top 10 de las atajadas (tapadas es la palabra elegida en tierras españolas), es quizás uno de los mas vistos después del correspondiente a los goles convertidos.

En esta pagina hemos defendido en reiteradas ocasiones que lo mas importante de la observación es la clave interpretativa que utilizamos, de ese marco teórico saldrán las conclusiones para elaborar nuestro entrenamiento y lo que debemos practicar para lograr saber mas del juego.

Observemos con atención el ranking de ´Tapadas¨  elaborado por La Liga Santander.

 En el criterio de elección de las jugadas es evidente que se prioriza lo espectacular (RAE:Que llama la atención y despierta admiración por ser vistoso, exagerado o estar fuera de lo común.), lo impresionante (RAE:Que causa una impresión muy intensa de admiración, sorpresa o miedo), muchas veces ligado a lo fortuito y por ende mas difícil de reproducir, de transformar en ¨habito´ con el entrenamiento. He observado el vídeo varias veces y en muchas de estas jugadas el arquero esta enmendando errores propios y en otras podría haber resuelto favorablemente con mayor economía de movimientos. No obstante todas cumplen con la premisa fundamental de evitar el gol y la eficacia es algo pocas veces negociable.

Por suerte existen ¨muchas miradas¨, cuanto mas se sumen mejor, en un deporte que depende de habilidades individuales y construcciones colectivas la diversidad es de cuantiosa importancia. Nada puede ser dogmático.

“En este mundo traidor, nada es verdad ni mentira, todo es según el color del cristal con que se mira”.

Cambiando el color de los cristales esta es una de las mejores del año.

Marcelo Luis Alvarez

[email protected]

La preponderancia de la acción táctica.

reduccion

Hace ya algún tiempo prolongado que en los deportes de conjunto, y en especial el fútbol, se establece la hegemonía de la táctica por encima de otros componentes del juego.

Autores como Castelo afirman, ¨la intención táctica es el fin, mientras que la técnica es un medio, y un medio no se puede concebir independientemente del fin al que se destina´. Hughes por su parte establece, ´el fútbol es un juego de decisiones, y la velocidad de decisión con o sin balón es el elemento fundamental del fútbol actual´.

Las metodologías de entrenamiento se hicieron eco de esta nueva orientación (periodización táctica, intensidad táctica) y priorizan estas situaciones por encima de las demás, la lectura del juego y la toma de decisiones ocupan el lugar que siempre ocuparon de manera inherente, pero ahora jerarquizadas.

Con respecto al entrenamiento del arquero creo que ese paso aun no se ha dado, quizás por ser el puesto ¨diferente¨ ; el que se viste distinto, el que la puede tocar con la mano, todavía invierte la mayor cantidad de su tiempo entrenando técnica individual descontextualizada y aptitudes condicionales, muchas veces ayudado con tecnología aplicada.

En este sentido coincido plenamente con Manu Sotelo, entrenador de arqueros del Deportivo La Coruña, cuando afirma que en la mayoría de las sesiones de entrenamiento hay muchas luces, colores y accesorios y generalmente no esta el arco, lo que tenemos que defender.

En mi opinión la preponderancia de la acción táctica sobre el resto de las facultades esta basada en la economía de movimientos que garantiza la simpleza y la sencillez,  analicemos algunas variables, examinemos este vídeo.

Observando este gol del campeonato argentino se me ocurrió pensar lo siguiente.

Como se puede advertir en la elipse resaltada por el zoom, la pelota toma una velocidad de 99 km/h y es disparada de una distancia de 17,5 mts.

Estableciendo una relación de distancia y velocidad acorde, podemos afirmar que la pelota viajó aproximadamente a 30 metros por segundo, es decir tardo en llegar al arco una vez realizado el disparo poco mas de medio segundo (ver en esta pagina la nota Tecnología aplicada al deporte).

Hoy en día existe tecnología que puede medir en micro-segundos la reacción ante un estimulo visual, quien quiera cotejar datos puede hacerlo, pero para tener en cuenta algún parámetro le estamos pidiendo a un arquero, jugador de un juego de conjunto y de oposición, con la complejidad que ello implica, que reaccione a un estimulo en tiempos similares a los que el atleta mas rápido del mundo (Usain Bolt) utiliza para recorrer 5 mts.

En muchas ocasiones cuando se alaban ¨reflejos felinos´ ante reacciones monumentales de los arqueros, salvadas con voladas espectaculares, deberíamos estudiar un poco mas el tema. Realmente se esta reaccionando, es decir: ¿se actúa luego que es impactado el balón o el arquero decodifica  la información que proporciona el cuerpo del contrincante y el gesto-forma del disparo, para anticiparse e intuir el posible destino? Si la respuesta es favorable a lo perceptivo decisional, la forma informa, deberíamos reconocer que allí hay una acción táctica incipiente, lectura y toma de decisión.

No obstante queremos ir mas allá creemos que siempre con una lectura adecuada del juego hay tiempo para realizar el achique preciso y reducir el angulo de disparo de manera recomendada, al reducir todo se achica, la distancia entre la pelota y el arquero por ende también los tiempos de este para reaccionar , pero lo mas importante el espacio a cubrir también se reduce, tipificando la reacción al movimiento de manos y piernas, ahí si podemos competir, alzar una mano estirar una pierna no es lo mismo que tensar cadenas musculares para impulsarse y estirarse.

A esto me refería cuando hablaba de la simpleza y sencillez que respaldan la economía de movimientos, ademas generalmente acompañada de la belleza que contiene eficacia.

Ahora lo mas difícil como siempre, la mejor manera de decir es hacer, diseñar ejercicios donde reproducir los contextos adecuados para trabajar estos conceptos es nuestra tarea como entrenadores y como siempre nuestra gran aliada es la imaginación.

Manos a la obra y a evolucionar hacia el misterio.

Marcelo Luis Alvarez

[email protected]

Modificación de conductas y toma de decisiones

IMG_9747

Cuando escribimos el artículo “¿qué hacer con los errores?” Evitamos referirnos a uno de los factores más importantes, como proceder cuando estamos convencidos que hay que modificar una conducta, obviamente porque considero que merece que lo abordemos con una aplicación más intensa de nuestra atención.

El autoritarismo científico imperante nos puso en sintonía neurociencias y es abundante el material que se puede encontrar sobre la modificación de conductas y la toma de decisiones desde esa perspectiva cientificista. Los libros que indican como aprovechar mejor tu cerebro se venden en los quioscos, y con esta dinámica de mercado, es probable que en breve nos encontremos hablando de diseño de conductas deportivas al estilo “Jason Bourne” pastilla azul para la velocidad, pastilla roja para el “slalon” pastilla verde para el remate, etc,etc,etc.

Esto recién comienza y hay que esperar un poco para que la novedad de paso a la mesura y el equilibrio, mientras tanto conviene estar alerta con las ofertas novedosas teniendo en cuenta la afirmación de Nir Baram:

              “Dígame que necesidades tiene usted y cuál es su propósito y le proporcionaré una teoría científica a su medida”.

Hasta donde yo interpreto la formación es tarea de los formadores, los educadores y estos para desarrollar su trabajo se nutren de la pedagogía, hacia allí es donde decidí orientar mis inquietudes para incorporar conceptos que pudiera utilizar en esta tarea.

Considero que la relación educador – educando, es adecuada y totalmente válida para tomarla como referencia en la actividad deportiva desarrollada por el entrenador; de hecho es lo más común denominar “Profesor” a quien cumple esa función.

En este sentido no me cansaré de repetir que en la tarea de entrenar me ha ayudado mucho más Paulo Freire que todo el abundante material bibliográfico específico que existe sobre futbol.

Cuando detectamos un error sistemático es de esperar que se relacione con un concepto no trabajado o mal incorporado, lo más importante como ya lo hemos desarrollado en artículos anteriores es no obsesionarse con el asunto, “el error debe considerarse como un paso previo, un momento en la búsqueda del acierto. Siempre debemos recordar que es el hecho de equivocarse el que permite avanzar en el conocimiento”.

Lo que voy a desarrollar está lejos de ser interpretado como una receta y siempre estará supeditado a la relación entrenador-jugador, así como condicionado a los contextos en los que se actúa.

Lo primero que hay que intentar es que la conciencia del cambio parta del propio jugador, es muy importante que él manifieste que en determinadas ocasiones podría proceder de manera diferente, que la propuesta de modificar algo no quede como un capricho del entrenador sino como la respuesta a una inquietud del jugador, si la pregunta no aparece, es tarea del entrenador inducirla, por eso es de mucha utilidad acostumbrar a nuestros arqueros a tener una actitud crítica sobre sus actuaciones, la posibilidad que otorga la tecnología de analizar las acciones a través de videos apoyados en datos estadísticos es de mucha utilidad y sumamente aconsejable, sirve para reafirmar lo que está bien hecho y poder cuestionarse sobre lo que se tiene alguna duda, es reflexionando sobre la decisión tomada como se logra una respuesta más eficaz.

Esto obliga al entrenador a un proceso de capacitación permanente porque se requieren altos niveles de conocimiento del juego, así como a desarrollar habilidades de escucha a las que muchas veces los entrenadores somos ajenos.

La propuesta de un cambio debe ser muy meditada por el entrenador, ese es el verdadero arte de entrenar, uno debe ser consciente que las condiciones del jugador están dadas para aceptar la propuesta, si se percibe que no hay convencimiento es preferible no cambiar, un buen entrenador debe percibir si las dudas son más fuertes que las habilidades, y si es así es preferible no cambiar, es mejor aplicar un mal plan convencido que es el correcto, a uno del que no estamos convencidos plenamente. Además siempre debemos tener en cuenta que quien toma las decisiones es un sujeto atravesado emocionalmente y condicionado por un contexto, determinar los grados de confianza, autoestima y entusiasmo que manifiesta el jugador es de vital importancia.

Algunas veces las dudas tienen que ver con el temor al cambio, esto tampoco debe amedrentarnos, siempre existe una relación entre el miedo y la dificultad, entre el miedo y lo difícil, y cambiar es posible, pero no es fácil.

Para poder detectar todas estas cuestiones el entrenador debe entender que existe un saber relacional que se construye con el otro, un saber dialógico, “desde que somos un dialogo y escuchamos unos de otros” decía Friedrich Hölderlin, esto parte de la necesidad de sentirse incompleto, de respetar la posibilidad de estar predispuesto a completarse con el conocimiento que se construye en esa relación. A eso se refiere Freire cuando habla de la “seguridad insegura”, seguridad que parte del deber ético de prepararse bien para desarrollar la tarea y la inseguridad de no saber cómo se desarrollara la relación entre la práctica y la teoría.

Estas cuestiones que me parecen de mucha importancia es lo que yo llamo la “sensibilidad táctica pedagógica” detectar situaciones que sometidas a la reflexión crítica ayuden a construir un saber hacer que le sirva al jugador para tomar las decisiones correctas. Una interpelación constante de los conceptos adquiridos que sirva para adaptarlos a los diferentes contextos con sus propias particularidades.

Diseñar ejercicios que ayuden a guiar la búsqueda de las soluciones que creemos convenientes para las distintas situaciones a cambiar es tarea fundamental del entrenador, muchas veces los tiempos son ingratos y nos impiden desarrollar los procesos de la manera que consideramos más adecuada, incidir con el ejercicio en ese proceso de cambio es en ocasiones la manera más rápida de conseguir el resultado apropiado, siempre habrá tiempo para abstraerse sobre lo actuado para poder incorporarlo como conocimiento del juego y facilitar la toma de decisiones.

Toda modificación acarrea un riesgo, pero eso lo considero inherente al juego, el jugador debe entender que arriesgando puede perder pero sino arriesga siempre va a perder, nuestra tarea como entrenadores es domesticar el riesgo, que se vuelva meditado, que la acción a desarrollar no sea una apuesta, sino atrevimiento con posibilidades de concretar una acción satisfactoria, que no implica hacerlo todo el tiempo sino la construcción de un saber arriesgar.

De esta manera estaremos ayudando a que nuestros arqueros se puedan adaptar, con capacidad de decisión, a las distintas situaciones que propone el juego.

 El entrenador debería permitirse soñar con la posibilidad de iluminar el recorrido que conduzca a sus jugadores hacia la brillantez, es decir a desarrollar sus  habilidades a tal extremo que logren con ellas modificar los contextos. Esa es la influencia de los mejores.

Marcelo Luis Alvarez

[email protected]

Bibliografía:

-Villar Alvarez, Garcia Gonzalez (coords.) El entrenamiento táctico y decisional en el deporte. Editorial Síntesis.

-Paulo Freire. Por una pedagogía de la pregunta. Siglo veintiuno ediciones.

-Paulo Freire. Cartas a quien pretende enseñar. Siglo veintiuno ediciones.

-Gil Galve. Los porteros de fútbol, ¿se comportan como sistemas complejos?.

-La jugadora de ajedrez. Pelicula (Caroline Bottaro).

¡Que sea Batman!

En esa particular y simplista interpretación que hacen los medios de la función del arquero, supeditando sus acciones a las salvadas circunstanciales generalmente cargadas de espectacularidad y con  la adosada carga de emotividad que genera la incertidumbre, si salva héroe si no salva villano; al que salva mucho, es muy común compararlo con un superhéroe. Así comienza la proliferación reduccionista de arqueros comparados con  Superman, Spiderman, Iron Man, Batman, etc., etc.,….

Por suerte la falta de imaginación reinante en la industria hollywoodense hizo que Marvel y DC Comics desempolvaran las viejas historietas de los años cincuenta y las transformaran en actuales entretenimientos, animados ahora en 3D con mas colores y trajes renovados, eso simplifica la tarea de citarlos sin tener que apelar a un recorrido extenso en la memoria.

Durante el Mundial y al término de este, notas como estas proliferaron en los medios escritos y audiovisuales (solo me llevó un minuto la búsqueda y solamente coloqué las tres primeras que encontré).

http://www.holaciudad.com/porteros-o-superheroes-las-mejores-atajadas-del-mundial-brasil-2014-n462010#fotogaleria-id-499663

http://www.infobae.com/2014/06/30/1577170-keylor-navas-superheroe-costa-rica-y-debilidad-europa

http://www.diariouno.com.ar/ovacion/Copa-del-mundo-2014-iran-nigeria-atajada-20140616-0111.html

Ahora bien si así están las cosas, yo también soy de los sesenta y crecí leyendo comics, algunos ya estaban en la TV, así que algo del asunto conozco, y además no voy a ocultar mi profunda admiración por Batman.

Batman es el único superhéroe sin superpoderes, no viene de otro planeta ni depende de la kriptonita, no lo pico una araña, no tiene incorporada a su cuerpo una placa pectoral magnética, Batman es la creación de Bruce Wayne, un huérfano millonario que al ver asesinados a sus padres decide prepararse para combatir el crimen y lo hace entrenando mucho, estudiando y fundamentalmente apoyándose en los avances científicos y en la tecnología. Batman era Bruce Wyne mucho antes de adoptar los objetivos y desarrollar el conocimiento, poder, habilidades y vestimenta de alta costura que creó su identidad alternativa como Batman.

Batman es un superhéroe de este mundo, pragmático, luchador feroz que no vacila en usar todos los medios disponibles, al tiempo que es un maestro de la tecnología y las ciencias aplicadas, además de ser un detective excelso, que exhibe una lógica insuperable en todo lo que hace.

De lo expresado podemos deducir que si Batman hubiera decidido ser arquero seguramente se habría preparado sin dejar nada al azar, medir velocidades, reconstruir trayectorias, achicar ángulos, buscar relaciones geométricas entre el arco, el área de meta, el área grande, el punto del penal, la medialuna del área, conceptos como la bisectriz y la hipotenusa serian de uso corriente y familiar.

Obviamente hasta su vestimenta estaría diseñada con un objetivo no olvidemos que su traje, fue concebido para inspirar miedo en el ánimo de los criminales, que, como el mismo héroe ha afirmado con frecuencia, son “una panda de supersticiosos y cobardes”. Se trataba de un elemento  teatral elegido con un propósito. Su vestimenta quería provocar un efecto en la mente y en las emociones de sus adversarios, algo que apoyaría su misión y le otorgaría, quizás, medio segundo de ventaja que bien podría valer la victoria en un combate contra un oponente bien preparado. La vestimenta, es un medio para un fin.

Batman tiene otra particularidad muy importante es uno de los pocos superhéroes que no actúa solo, Alfred, El comisionado Gordon, Robín, Batichica son compañeros en su lucha, es de esperar que rápidamente llegara a la conclusión que a pesar de tener la ventaja de  poder tomar el balón con la mano en una determinada porción del terreno, la defensa del arco no era una tarea de su exclusividad sino una actividad de conjunto, y que sus aportes no terminan en esa tarea, muy importante por cierto, sino que se extienden a otras funciones.

Imaginamos un Batman-Arquero comprometido con el juego, anticipándose a la jugada, achicando ferozmente los espacios de los delanteros rivales, manteniendo distancia constante con sus defensores, participando activamente tanto en defensa como en ataque, un arquero que juegue.

Definitivamente Batman es quien más se ajustaría a la idea de defender el arco que impulsamos desde Arquero Jugador, lejos de elegir al mas superpoderoso (Superman) elegimos el más terrenal. ¡Que sea Batman!

Marcelo Luis Alvarez

[email protected]

¡Las fobias y los arqueros!

El holandés Frans Hoek es uno de los entrenadores de arqueros más prestigiosos de la actualidad, contratado por Johan Cruyff, fue formador del  Ajax de Ámsterdam durante muchos años, por sus manos pasaron Erwin Van der Sar y Marteen Stekelemburg, arqueros de la Selección de Holanda que jugaron los últimos mundiales, de la mano de Van Gaal recaló en Barcelona donde tuvo mucho que ver en la consolidación de Víctor Valdés, hoy también junto a Van Gaal es entrenador de arqueros de la Selección de su país.

En un reportaje que le realizaron en la revista española “Futbol-Táctico” expresa que hay dos tipos de arqueros, están aquellos que se sienten cómodos defendiendo cerca de su arco con poco espacio entre ellos y los defensores y están los que prefieren defender lo mas lejos de su meta posible, con los defensores achicando hacia adelante y por ende con más espacio para cubrir. En su opinión el arquero debe poder adaptarse a las dos maneras de jugar, sin embargo manifiesta que es más difícil encontrar arqueros que se adapten a la segunda opción.

Durante la década del 80’ y hasta mediados de los 90’ se puede asegurar, sobre todo en Latinoamérica, que la tendencia era al revés, si bien no eran mayoría la calidad de los exponentes hacia que equipos importantes contaran en sus filas con arqueros que dominaban gran amplitud de terreno, Comizzo en River, Scoponi en Ñuls, Chilavert en San Lorenzo primero y luego en Vélez, Navarro Montoya en Boca, la aparición de Higuita en Colombia acompañada de una generación muy rica que hoy esta extrañando con Córdoba, Mondragon y Henao. México eclipsado por la figura de Jorge Campos cerraba el círculo de esta prolífica tendencia de arqueros jugadores.

En Europa arqueros como Schumacher (Alemania) y Dassev (U.R.S.S.) tenían un dominio periférico mayor al acostumbrado por aquellas tierras.

Siguiendo al licenciado Daniel Calmens podríamos establecer que los arqueros de esa época sufrían de claustrofobia le temían a los espacios cerrados e iban a buscar fuera de su área la línea de fuga impuesta por el  exceso de límites.

Contrariamente hoy en día la tendencia nos lleva a pensar que el temor es hacia los espacios abiertos algo más relacionado con la agorafobia (Merami 1976), los espacios sin bordes protectores. Es común escuchar: “No salí a cortar porque la pelota venia fuera del área chica”, o “me quede al borde del área grande, donde puedo usar las manos”, la tendencia indica que hay un excesivo temor al riesgo, René Higuita en un reportaje que le realizaron en los últimos años de su extensa carrera afirmaba que él buscaba salir siempre lo más lejos del arco posible, ya que un posible error cometido tenía más posibilidades de ser reparado, como propuesta lógica es inobjetable, no obstante a la luz de los hechos no es la realidad predominante.

Resolver esta contradicción del juego es uno de los desafíos más importantes del puesto de arquero, se juega en espacios cada vez más reducidos, y cada vez son más los  conjuntos que presionan con orden y velocidad a mayor distancia de sus marcos, dejando en consecuencia mayores espacios entre la última línea y el arco, sin embargo todavía es difícil ver al arquero acompañar esa presión manteniendo distancia constante con su última línea.

Pero las tendencias no son eternas y la necesidad del juego requiere un cambio de actitudes, de manera incipiente pero sostenida, las canchas argentinas tienen un Guzmán y un Monetti que amplían su dominio periférico. En Europa el paradigma Guardiola (exportado a tierras alemanas) consolida la figura de Manuel Neuer para no dejar solo a Víctor Valdés.

Todo indica que el hijo de Ares y Afrodita ha sepultado sus temores y se lanza a jugar con más soltura, bienvenido sea.

Marcelo Luis Alvarez

[email protected]

¡Concepciones diferentes!

Lo más interesante de este hermoso juego del futbol es sin lugar a dudas la posibilidad de interpretarlo de diferentes maneras, a lo largo de su historia se pueden ver interesantes enfoques tácticos que dieron lugar a cambios de sistema de juego y los que se conocen es porque han sido exitosos.

La defensa del arco también tiene esa enriquecedora posibilidad, el siguiente es un extracto del programa deportivo Indirecto, que se emite por una emisora de TV por cable donde se analizan fecha tras fecha algunas intervenciones de los arqueros. La difusión de los medios masivos muchas veces provoca que ciertos enfoques tomen categoría de verdades absolutas, desde aquí intentaremos mirar desde otro lugar.

En el video hay tres jugadas, las que me interesan analizar son la primera que aparece (Monetti, arquero de Gimnasia) y la ultima (Peratta, arquero de Quilmes).

En la primera jugada, en el epígrafe de la pantalla aparece la leyenda “en el momento justo”, el comentarista aduce una buena lectura de la jugada que provoca una decisión correcta, estoy completamente de acuerdo pero hay un aspecto que resaltar que me parece el más importante, “la posición inicial desde donde parte Monetti”, la jugada se inicia cerca del círculo central con un pase hacia adelante, Monetti se encuentra ya listo para atacar la jugada entre la línea del área chica y el punto penal, luego se produce un rechazo y el sostiene su posición sin relajarse ni retroceder, el rebote deriva sobre el sector derecho y al ver superado a su compañero decide achicar sobre el rival. Lo que permite que llegue en el momento justo es a mi manera de ver, la posición desde donde parte, muchos arqueros en esta situación se encuentran casi pegados a la línea de gol, algo que hubiese provocado que el delantero tuviera esa fracción de segundo necesaria para definir mejor. Bien por Monetti uno de los pocos arqueros del futbol argentino que mantiene distancia constante con su línea defensiva.

La otra jugada en cuestión es un saque largo de Peratta, luego de interceptar un balón casi dentro de su área chica, rápidamente con un golpe de vista visualiza el espacio donde colocar el pelotazo que deriva en una situación concreta de gol, que evita García cometiendo foul fuera del área al tocar la pelota con sus manos. El epígrafe en la pantalla: “el saque de uno, la posición del otro”, se pone énfasis en la decisión de Peratta como acertada y en la de García como errónea por salir demasiado lejos. El concepto con el cual analizar la jugada es similar al anterior, hay un equipo jugado en ataque con sus defensores achicando en mitad de cancha, parte el pelotazo, pica por segunda vez y es ahí donde García aparece en pantalla fuera de su área grande, era correcta su posición inicial en mi apreciación Javi García debió estar colocado fuera de la media luna del área, ubicado allí se podrían conjeturar dos cosas, ¿se hubiera animado Peratta a tirar el pelotazo?¿podría García llegar a interceptar el balón desde esa posición sin cometer falta?.

 “Me adelanto mucho solo cuando estamos dominando. Avanzan todas las líneas y no puedo quedarme a riesgo de pagar tributo a una ingenuidad inadmisible”, esto afirmaba Néstor Martin Errea en el año 1960.

Cada arquero resuelve donde más cómodo le resulta atacar el problema.

Concepciones diferentes.

Marcelo Luis Alvarez

www.arquerojugador.com.ar

El dilema “Táctica – Técnica” en la formación y el entrenamiento.

En su libro “Futbol. Estructura y dinámica del juego”, Jorge F.F. Castelo afirma categóricamente que el fin en el juego es táctico.

“En este sentido, los comportamientos desenvueltos por los jugadores  en respuesta a las mutaciones permanentes de las situaciones de juego requieren de estos una aptitud de decisión y una aptitud de ejecución

Teissie (1970) subraya que “las cualidades técnicas de un jugador no se aprecian solamente en cuanto a la forma, sino también, y necesariamente, en cuanto al momento, orientación y velocidad de ejecución del procedimiento técnico”, que así deberá responder eficazmente a la situación momentánea de juego. Así, la acción (comportamiento, procedimiento) técnica individual no es un objetivo en sí mismo, sino un medio para obtener una capacidad, que debe valorarse como la constante mutación de las situaciones (movimientos de los compañeros y adversarios) de juego: intención táctica. En otras palabras, la intención táctica es el fin, mientras que la técnica es un medio, y un medio no se puede concebir independientemente del fin al que se destina. Hugges (1980) refiere que “el futbol es juego de decisiones, y la velocidad de decisión con o sin balón es el elemento fundamental del futbol actual” (Castelo, Estructura y dinámica del juego. Editorial INDE 1999).

Pero hablar de táctica implica una serie de aclaraciones; no existe una sola concepción de táctica: podemos hablar de una táctica colectiva y de una táctica individual. Por táctica colectiva se identifican “aquellas situaciones de adaptación a la existencia de oposición en las que los deportistas han de escoger entre las diferentes alternativas, en función de sus contrincantes “(Riera 1989). Por táctica individual se considera “la elección del gesto apropiado en cada momento, tanto en ataque como en defensa, efectuado oportunamente a la velocidad conveniente” (Bárcenas y Román, 1991).

En muchos congresos y reportajes he escuchado a entrenadores afirmar “quiero  que mis arqueros sean buenos técnicamente, que dominen a la perfección los gestos técnicos, que no cometan errores técnicos”.

Se pone mucho énfasis en la cuestión de la ejecución y no en la toma de decisión, como consecuencia de esto vemos que el método predominante para entrenar al arquero es aislarlo de los compañeros y entrenarlo casi exclusivamente de manera analítica y por repetición, es decir descontextualizado del juego, predomina siempre el hecho de aprender a realizar el ejercicio y repetirlo, sin tener en cuenta que por todo lo dicho anteriormente, en el partido lo único que se repite es la incertidumbre y la variación del contexto en que han de resolverse las acciones.

Por lo expresado con anterioridad se puede inferir que una técnica depurada no es garantía de una buena decisión, repetir un gesto técnico fuera de contexto hasta automatizarlo, no sirve como método de entrenamiento.

Por otra parte la técnica también es algo creativo y dinámico que se adapta a los requerimientos del juego. En el básquet por ejemplo hasta la década del 50 se realizaban los lanzamientos con la técnica llamada “bañadera” es decir se tiraba la pelota desde abajo partiendo casi de las rodillas, así también se ejecutaban los tiros libres cuando se dieron cuenta que eran más fáciles de bloquear se cambio por la manera actual, en el tenis comenzó sacándose de abajo cuando la ejecución de arriba garantizo más precisión y potencia se la cambió.

En futbol hasta la década del 50 no era común utilizar el “chanfle”, y luego del Mundial 58 con la eficacia de la “folha seca”, casi una exclusividad del brasileño Didí, dominar estos fundamentos comenzó a hacerse una especialidad casi obligada a la hora de ejecutar algún tiro libre cercano al arco.

Con respecto al arquero la evolución técnica fue obligatoria ya que los cambios reglamentarios lo obligaron a incorporar nuevos gestos, el juego con los pies, si bien algunos lo utilizaban porque no estaba prohibido hacerlo, ahora es una obligación. Por otra parte a la hora de atrapar el balón y reincorporarse está muy de moda hacerlo con la técnica de “balanza” remplazando al cruce de piernas. “La de Dios”, creada por Hugo Gatti, rebautizada “El Cristo” en tierras mexicanas es una innovación técnica de mucha eficacia y de gran placer estético,  hoy en día con algunas modificaciones es la manera mas utilizada para realizar un achique en uno versus uno, garantiza amplitud de cobertura, evita tirarse con los pies hacia delante, aprovecha envergadura  y aplicada con talento suele ser infalible.

No obstante los aspectos tácticos del puesto son los que realmente marcan una evolución preponderante, los espacios a dominar son más amplios y las tareas también cambiaron si bien todavía muchos se niegan a incorporar los desmarques de apoyo, las coberturas y un seguimiento más dinámico del juego, los que las realizan marcan una notable diferencia con el resto. Esto obliga a que el arquero intervenga en situaciones que requieren mucha coordinación sobre todo con los defensores, debido a eso resulta indispensable que se entrene como parte de una unidad táctica junto con sus compañeros y no de manera aislada. Esto es algo que deben incorporar los entrenadores de arqueros de manera inmediata, algunos ya lo están haciendo y aquí es fundamental convencer a los directores técnicos ya que algunos son reticentes a hacerlo.

En etapas formativas es necesario realizar un quiebre, aun hoy existe una preponderancia a enseñar partiendo de los fundamentos técnicos es decir al arquero le enseñan a tomar la pelota en las distintas alturas como marca la ortodoxia, se repiten hasta el hartazgo para luego pasar a realizarlas en el arco, las dificultades se presentan según las posibilidades coordinativas para luego utilizarlas en el juego.

Otra visión es necesaria, a jugar se aprende jugando, la enseñanza debe comenzar por el juego mismo, si el arquero aprende a resolver con respecto a las situaciones del juego, seguramente su formación será más integral, cuanto mayor riqueza y experiencia de resolución de problemas y situaciones no conocidas tenga un jugador, mayor capacidad de respuesta tendrá ante las incertidumbres que le plantea el juego. De esta manera el aprendizaje se vuelve algo creativo de apuesta a la capacidad productiva del jugador, el buen entrenador solo deberá guiar la búsqueda, el talento decidirá por la resolución efectiva de la jugada en cuestión y la experiencia incorporará la estandarización táctica. Lamentablemente se confunde práctica con repetición, y estructurar ciertos aprendizajes no significa automatizar gestos, sino aprender a desarrollar ciertos recursos para utilizar en contextos y situaciones nuevas. Resumiendo puede decirse que el entrenamiento para el desarrollo competitivo requiere de practica abundante y variada acompañada de problemas a resolver antes que modelos a ejecutar.

La pregunta a responder sería ¿y la técnica cuando y como?, evidentemente de todo lo desarrollado se desprende que la técnica debe introducirse como soporte de la acción de juego, debe ser para obtener una mejora individual y colectiva en los niveles del juego, acciones individuales inteligentes y ajustadas en tiempo y espacio.

Aunque parezca demasiado intelectual, ponerse de acuerdo con los términos favorece cuestiones didácticas que resultan de vital importancia.

Muchas veces por una mala ejecución técnica se tira por la borda lo que fue una muy buena decisión táctica, por ejemplo si un arquero decide salir lejos de su arco fuera de su área grande para cubrir a un compañero superado, llega con buen timming, pero pifia su rechazo o ejecuta una mala opción de táctica individual, rechazar fuerte sobre el delantero, en lugar de tocar hacia el costado, se suele censurar la salida lejos del arco que fue una decisión acertada opacada por un gesto técnico mal utilizado. Aunque el resultado no sea eficiente no es lo mismo censurar toda la jugada que poner énfasis solamente  en lo que se realizo mal, muchas veces por un error que cuesta un gol muchos jugadores tardan en reponerse e incluso se cuestionan su manera de jugar. La búsqueda del estilo propio debe ir acompañada del entrenador sin que este imponga su estilo, así el jugador ganara en convicción y confianza en lo que va aprendiendo.

Diagramar entrenamientos abiertos variando las condiciones y parámetros para orientar el desarrollo de los mecanismos de percepción y reflexión, es el gran desafío de todo entrenador, por supuesto que este camino no es el más sencillo, pero estoy plenamente  convencido que hay más posibilidades de éxito haciéndolo de esta manera.

Marcelo Luis Álvarez

23/02/2013

Este trabajo ha sido inspirado en el libro “Repensando la educación física escolar”, Ángela Aisenstein (coord.). Ediciones Novedades Educativas.

[email protected]