El mundial 2010 y el arquero del futuro

Aun esta fresca en nuestras retinas la consagración de la Selección española de futbol como legitimo campeón del ultimo mundial.

Seguramente mucho se ha escrito al respecto y muchas conclusiones restan plasmarse todavía.

El aporte desde estas líneas tiene que ver con el rol del arquero durante el reciente torneo.

Este fue el cuarto certamen donde participaron treinta y dos equipos, el promedio de gol fue exactamente el mismo que el del torneo anterior, ya que si bien se convirtieron dos tantos menos (145 contra 147 de Alemania 2006) el índice da 2.3 goles por partido, no obstante vale aclarar que desde la participación de esta cantidad de selecciones la cantidad de goles fue descendiendo.

También se confirman tendencias parecidas en el modo de concreción de los mismos.

Se convirtieron 145 goles, 45 (31%) de pelota parada incluyendo penales, 20 (14%) de ataque posicional y 70 (55 %) entre ataque rápido y contraataque.

De estos últimos 70 goles, en 25 (31%) el delantero se encontró en situación de mano a mano con el arquero.

Es algo evidente que se esta aprovechando el desequilibrio inmediatamente posterior a la recuperación del balón para acelerar el ataque y poder llegar rápidamente a posición de gol, la agresividad puesta en la recuperación de la pelota pasa a ser un factor preponderante.

En relación al rol del arquero la proliferación de estos métodos de ataque requieren de una concentración aun mayor que la habitual y sobre todo cuando el equipo se encuentra en situación ofensiva, la atención debe orientarse a la posible perdida del esférico y a determinar los posibles receptores en caso de desequilibrio defensivo; la lectura de juego es factor imprescindible en estas situaciones.

Es indispensable revisar la distancia genérica del seguimiento del juego por parte del arquero, un seguimiento más dinámico y celoso ayudaría a evitar situaciones de peligro, en esta perspectiva la ubicación posicional del inicio de sus intervenciones es fundamental.

Evaluar este aspecto del juego me llevo a diagramar una planilla de observación para determinar algunos patrones sustentables estadísticamente, de cantidad de intervenciones y en que lugar del campo de juego se llevaban a cabo (adjunto planilla).

No esperaba sorpresas con respecto a los datos evaluados sino confirmar mis hipótesis, en gran medida eso fue lo que sucedió. En general se confirma que las acciones realizadas dentro del área chica son mayor en número a las realizadas dentro del área grande y solo circunstancialmente se interviene fuera de ella, era algo lógico que esto sucediera de este modo, no obstante la situación de un equipo, Holanda, llamó poderosamente mi atención y cambio el sentido de mi investigación.

Terminada la fase de grupos el único arquero que superaba la cantidad de intervenciones promedio de la media era el holandés  Marteen Stekelemburg, al revisar los datos me di cuenta que el incremento se debía a los altos porcentajes de intervenciones ofensivas   (entiéndase por acciones ofensivas los balones jugados que son enviados por sus propios compañeros de equipo, sin contar saque de meta ni reanudación del juego) superando ampliamente al resto de sus colegas, y además en todos los cotejos estas acciones ofensivas superaban  a las defensivas en ocasiones al punto de duplicarlas.

Lo que en otros equipos era un recurso circunstancial, esporádico y de indudable carácter excepcional; era para Holanda algo sistemático incorporado a la estrategia de juego. Era llamativo ver como inclusive el arquero tomaba las decisiones tácticas pertinentes a las distintas situaciones del juego, cuando jugar corto, cuando saltar líneas de presión, cuando imprimir mayor velocidad, cuando proteger el balón, cuando dividirlo.

Con respecto al juego defensivo los datos son similares a los arqueros de las demás selecciones, quizás siete encuentros no son suficientes para elaborar conclusiones, hubo partidos en que actuó mas dentro de su área chica y otros donde sus intervenciones fueron mayoritariamente en el área grande. Solo esporádicamente intervino fuera de su área, y quizás sea esta la asignatura pendiente, decidir atacar el juego mas adelante, como lo hacían Higuita o Navarro Montoya (de manera incipiente Víctor Valdés ya lo hace en FC Barcelona), puede ser una decisión acertada para un conjunto que decide presionar agresivamente en campo rival, los riesgos estratégicos el equipo ya los esta tomando que el arquero los acompañe me parece solo cuestión de tiempo.

Holanda comenzó con esta tendencia hace ya bastante tiempo durante el Mundial de Francia 98 ya se evidenciaba, se puede observar claramente que el arquero esta incorporado a la elaboración colectiva del juego y obviamente hay situaciones muy entrenadas, como los desmarques de apoyo, los giros de sentido y los saltos de presión.

Stekelemburg es en este sentido un fiel discípulo de su antecesor Edwin Van der Sar, ninguno de los dos brilla por sus virtudes técnicas a la hora de jugar el balón con los pies, pero los conceptos tácticos están muy claros y el equipo los incorpora  estratégicamente, con dominar el pase de borde interno y la recepción orientada les alcanza para cumplir con un aspecto muy importante del juego de equipo.

En el aspecto mas especifico del arquero, el de defender el arco en sus inmediaciones, respetan a rajatabla la escuela europea son corpulentos en demasía  (superan el 1,95 mts.) con problemas para bajar el centro de gravedad y siguen sin aprovechar su envergadura en los mano a mano tirandose generalmente con los pies hacia delante facilitando la tarea de los delanteros, la falta de timming en el juego aéreo sigue siendo un problema a resolver. Con sus reflejos y potencia de piernas intentan suplantar la incorrecta bisección de ángulos y la escasa lectura del juego.

A modo de conclusión es evidente que el puesto de arquero esta en una franca evolución en gran cantidad de aspectos pertinentes a su juego, abordarlos con rigor y elaborar respuestas acordes a estas necesidades es tarea de formadores y entrenadores comprometidos con la potencialidad de este puesto que aun tiene mucho por aportar a este maravilloso juego del futbol.

 

 

Marcelo Luis Álvarez

20/02/2011

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *