Equilibrio y ubicación

SONY DSC

“Los porteros de fútbol, ¿Se comportan como sistemas complejos?”, así se titula la tesis doctoral presentada en la Universitat de Barcelona por Alberto Gil Galve, un trabajo de más de trecientas paginas muy cautivador y sugestivo, que recomiendo leer a toda persona interesada  en el conocimiento de la tarea de defender un arco en este hermoso deporte.

Muchas veces los grandes trabajos entre otras tareas tienen una muy simple pero no por eso carente de importancia. Es más afirmaría que una condición de un gran trabajo es “desentrañar obviedades”, la obra del autor es excelente y dispara ideas y líneas de trabajo e investigación inagotables, pero a mi particularmente me hizo reflexionar sobre una cuestión que considero una obviedad, no obstante desde hace ya bastante tiempo he aprendido a considerar que: “no siempre lo obvio es tan obvio como uno piensa que es”.

La relación que se establece entre ubicación, equilibrio y eficacia, no es novedosa es sencilla y se encuentra muy bien documentada.

La cuestión del equilibrio es algo que se da por sobreentendido, y generalmente se subestima su importancia, para colocarnos en tema utilizaré un vídeo con dos escenas de películas que han sido vistas por lo menos por cuatro generaciones.

Que un arquero bien ubicado transitando la bisectriz del ángulo de disparo del atacante y bien equilibrado en relación a la distancia de ejecución del disparo, cuestión que desarrollaremos más adelante, tiene mayor posibilidades de éxito, es decir de evitar el gol es algo que se puede establecer con claridad sin ninguna dificultad. No obstante es algo que muchas veces se da de bruces cuando se ponderan las aptitudes de muchos arqueros en la actualidad, potencia, reacción, velocidad…, muy pocas veces equilibrio y ubicación.

Para hablar de equilibrio deberíamos comenzar por identificar lo que consideramos “posición básica”, mas allá de los estilos particulares debería tener las siguientes características: base de sustentación con las piernas abiertas no más del ancho de hombros, pies apoyados sobre la parte delantera, piernas semiflexionadas, brazos separados del tronco, palmas hacia abajo, tronco ligeramente inclinado hacia delante, plena concentración en el seguimiento del juego. Esta es la posición adoptada para la defensa del arco ante la inminencia de un disparo, posición que será permanentemente corregida en relación a la ubicación del balón y las diferentes interacciones del contexto del juego. De acuerdo con esto no es descabellado pensar que la mayor cantidad del tiempo empleada por el arquero en la defensa del arco será, desplazamiento-posición básica, desplazamiento-posición básica; cuando realizar correcciones laterales y cuando hacia delante será particularidad de cada arquero y su propia lectura del juego, abordaremos nuestra postura en notas posteriores.

Es importante dictaminar una cuestión técnica de importancia, la ubicación del centro de gravedad de acuerdo a la distancia del ejecutante en la posición básica; adoptada generalmente ante la posibilidad de disparo directo de media distancia, el centro de gravedad debe estar ubicado en el medio permitiéndonos reaccionar a lugares más alejados, a medida que nos vamos acercando a la pelota el centro de gravedad debe bajar, así nos permitirá llegar a los ángulos más bajos aprovechando toda nuestra envergadura, aclarar esto no es un dato menor, generalmente se suele confundir bajar el centro de gravedad, “bajar la cola flexionando las piernas”, con inclinar el tronco hacia delante algo muy frecuente en los arqueros europeos, por eso es tan común verlos tirarse con los pies hacia delante recortando su figura sin aprovechar las bondades de su contextura.

Diseñar ejercicios para alterar el equilibrio dinámico y recuperar la posición básica con velocidad apelando a los aspectos coordinativos siempre es conveniente para trabajar estas cuestiones ahí van algunos de ejemplo.

 

Los conceptos están desde hace tiempo como incorporarlos es la tarea que nos compete como entrenadores, esto contestaba Nestor Martin Errea en 1960.

-¿Consideras imprescindible la agilidad?

– No y si. Depende. Para quienes actúan entre los palos es muy necesaria por los enormes claros que ofrecen, especialmente los ángulos altos. En cambio para quienes salen colaborando con los defensores, moviéndose en el área, no, pues cierran notablemente las dimensiones del arco, achicándolo. Ahí la agilidad se tipifica al recurso del movimiento de manos o piernas.

Equilibrio y ubicación.

Marcelo Luis Alvarez

[email protected]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>