Futbol y Big Data

¨Ojo puesto en todo ya ni sabe lo que ve¨

goleslo

 

La irrupción de la tecnología en el futbol se viene desarrollando con gran despliegue mediático, la proliferación de programas televisivos y revistas deportivas que analizan datos y porcentajes abunda en demasía. Todos los clubes tienen su departamento de análisis técnico-táctico donde se procesa la información con los recursos de preferencia ya que la oferta es innumerable, quizás el convenio entre Real Madrid y Microsoft sea la muestra más cabal de lo que se está gestando.

Cuando la oferta es simultanea e ilimitada siempre recomiendo lo mismo: ¨Desensillar hasta que aclare¨ como afirma el tango hay que saber esperar.

La película Moneyball interpretada por Brad Pitt es el ejemplo más utilizado para promocionar las bondades de los datos estadísticos y su influencia en el juego de los deportes de equipo.

He visto esa película decena de veces y me parece que quedarse con el rol que desempeñan los datos es una visión univoca y reduccionista, los datos en realidad son lo menos relevante, las conclusiones que se pueden sacar a partir de la lectura de los mismos es lo que importa, es fundamental dejar muy en claro esto; el problema no es la información, sino la clave  interpretativa,  ahí es donde se disparan una enormidad de posibilidades, porque es la interpretación que hacemos de ellos lo que nos va a ayudar a comprender cada vez mejor el juego. Que datos mirar y con qué ojos mirarlos es lo que debemos sobresaltar.

Además sin tener en cuenta esto corremos el riesgo que ocurra algo más complicado aún, que suceda lo contrario que los datos malinterpretados compliquen la comprensión del juego, como afirma Valdano en su último libro, ¨sin un criterio que los dirija, los números no llevan a ninguna parte. Sirven para contentar a aquellos que buscan entender lo sucedido sin el arduo esfuerzo de la reflexión. O sea, para que puedan analizar quienes no saben analizar¨. Y es ahí donde corremos un gran peligro, que se instauren ¨las palabras¨ como nos alertaba Peucelle, ¨Hay palabras que se pegan en la gente y no solamente hacen hablar mal, sino que hacen pensar peor¨.

Una vez establecido nuestro paradigma de observación nos vamos a dar cuenta que la cantidad de datos cada vez es más irrelevante, la calidad de los mismos es la que proporciona eficacia a nuestro trabajo, quien mide mucho pierde mas información de la que obtiene.

Aclarado esto volvamos a Moneyball esa película tiene una escena que me hizo reflexionar sobre una cuestión que considero muy interesante, en uno de los primeros diálogos entre el gerente (Brad Pitt) y su analista Peter Brand (interpretado por Jonah Hill) donde se encuentran analizando datos y observando videos este le dice: ¨Este jugador es Chad Bradford, un lanzador suplente, uno de los jugadores más subestimados del béisbol, su defecto es que lanza raro, no le importa a nadie en las ligas mayores porque se ve extraño, no solamente puede ser un gran lanzador de primera línea sino que es el lanzador suplente mas efectivo¨.

En muchas ocasiones nos obsesionamos con la ejecución de un gesto técnico corrigiéndolo  hasta el hartazgo sin tener en cuenta la eficacia de lo que intentamos corregir, lo que consideramos un recurso poco ortodoxo quizás encierra una eficacia mayor o presenta muchas posibilidades de hacerlo.

En ese sentido no debemos olvidar la afirmación del reconocido psicomotricista  Daniel Calmels “El estilo, tanto sea en el juego o en otros procesos creativos como es el arte, no está dado tanto por una característica de valor convencional o por alguna condición excepcional de la persona, sino que está marcado por la dificultad, por los obstáculos que frecuente e insistentemente dejan su marca”.

En muchas oportunidades la dificultad ocasionada por una carencia es la que inaugura un nuevo estilo de juego es interesante recordar cómo se defendía  Errea de sus detractores en la década del 60 ¨Dicen que no vuelo porque no tengo fuerza en las piernas, no importa yo intuyo la jugada, me anticipo no lo necesito¨.

Esta manera de entender el juego le posibilitó ser un precursor en la defensa del arco siendo uno de los primeros en abandonar el área para colaborar con sus compañeros, instaurando conceptos innovadores para la época que hoy son utilizados por muchos arqueros en cualquier estadio de fútbol.

Si la lectura de los datos nos ayudan en este sentido bienvenidos sean, es ahí reflexionando sobre su interpretación donde enriqueceremos las conclusiones y ampliaremos nuestra capacidad de respuesta.

Los mismos datos examinados con otro marco interpretativo nos pueden llevar a establecer determinaciones  diferentes, siempre conviene estar atentos teniendo en cuenta la afirmación de Angelo Dundee el mítico entrenador de Muhammad Ali, ¨este chico Cassius Clay hace todo mal pero le sale bien¨.

Por ahora la abundancia prima por sobre el debate interpretativo y, ojo puesto en todo ya ni sabe lo que ve.

Marcelo Luis Alvarez

[email protected]

Bibliografia

Fútbol: El juego infinito. Jorge Valdano.

Fútbol todotiempo e historia de la maquina. Carlos Peucelle.

Complejidad y deporte. Natalia Balague Serre y Carlota Torrents Martin.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>