Achique preciso parte 2

DS9BZUhXcAAzj2u

¨Tirándole un caño al hambre y un sombrerito al poder¨.

El artículo anterior lo terminamos afirmando que el achique preciso es un arte difícil de cultivar, que requiere de mucho entrenamiento para lograr la eficacia pretendida.

Hasta aquí hemos invertido tiempo en demostrar que el arco mide 7,32 x 2,44 mts. solamente si uno se encuentra parado en la línea, sabemos que ubicados al borde del área chica el espacio a cubrir se reduce dos metros, hasta aquí el Achique hora debemos ocuparnos de lo Preciso.

Como todo concepto que encierra extrema simpleza llevarlo a la práctica no es fácil, podríamos afirmar que hemos incorporado conocimiento y tenemos que transformarlo en capacidad, es justamente por eso que hablamos de arte, porque se trata de creación y de producción.

Como en toda fase de un juego la mejor manera de dominarlo es practicando, la practica muchas veces está asociada a la repetición, un rasgo sobresaliente de los juegos, la repetición tiene como resultado el perfeccionamiento del juego y el jugador, a la vez que el descubrimiento de jugadas inéditas en un proceso de nunca acabar.

En otras épocas la tarea del perfeccionamiento era parte del jugar, se resolvía con horas de juego con los pares, muchas veces sin intervención de los adultos apelando a la creatividad de los jugadores, hoy en día eso está muy subestimado y son muy pocos los que aprenden de esa manera, generalmente el paso de jugar a la pelota para jugar al fútbol se da supervisado por la atenta mirada de un entrenador que va marcando las pautas, por esto consideramos fundamental la tarea del formador en edades tempranas.

Una premisa válida para lograr la precisión en el achique podría ser que a pesar de la velocidad con que se juega siempre va a existir la posibilidad de reducir el angulo de disparo, el delantero baja la mirada, la jugada se ensucia por alguna contingencia, el delantero busca otra opción habilitando un compañero, todos estos condimentos de la jugada que permiten dar dos pasitos al frente nos ponen en estrecha relación con la acción táctica en su máxima expresión.

En el juego el jugador tiene un contexto y una situación e inmerso en ella tiene que decidir, las acciones cinestesicas, los hábitos bien adquiridos, lo perceptivo decisional son todos componentes de la acción táctica que interactúan de manera multiple y simultánea si bien cada uno de estos ingredientes ya fueron abordados en notas anteriores, trataremos de reincidir para fortalecer la convicción.

Cuando hablamos de sensaciones cinestesicas afirmamos lo siguiente: ´El ojo debe liberarse siempre ventajosamente de los movimientos del propio cuerpo y de su control: el manejo del espacio y del elemento debe ser controlado por las sensaciones cinestesicas¨, por ejemplo es muy común ver a los arqueros realizar saltitos verticales previo a tener que lanzarse a interceptar un disparo estos se realizan para favorecer el impulso ganar estabilidad , equilibrio y base de sustentación adecuadas, pero en muchas ocasiones lo realizan hacia atrás, ampliando el ángulo de disparo en lugar de achicarlo, lograr que de manera espontánea lo realicen hacia delante sería un paso de gran ayuda.

Cuando definimos habito lo hicimos diciendo que era ´ejecutar sin tener que pensar´, si adquirimos el habito de acompañar la pelota cuando se produce un pase hacia atrás con dos pasitos adelante o los movimientos en semicírculo que abordamos anteriormente ante los pases laterales, también ganaremos centímetros.

Lo perceptivo decisional está ligado a la posibilidad de anticiparse decodificando el gesto-forma utilizado por el delantero que ejecuta el disparo, la posición del pie de apoyo, el balanceo del cuerpo, todos aspectos biomecánicos que nos informan. Es por eso que en los ejercicios  es conveniente patear siempre y si es con el balón en movimiento mejor, la información que se incorpora es fundamental.

Por ultimo esta la lectura táctica, la evaluación que realiza el arquero de la jugada donde pone en acción su conocimiento del juego, la interacción con sus compañeros la adaptación al contexto y el riesgo dispuesto a correr en la resolución de la misma.

Lograr que todas están cuestiones se relacionen como afirmamos de manera múltiple y simultánea es invertir muchas horas en entrenamiento, muchas veces se incorporan como conocimiento implícito que emerge como consecuencia de este trabajo.

Diseñar ejercicios para fomentar el deseo de incorporar conocimiento y acompañar esa evolución hacia el misterio que nos propone todo juego, es la tarea más importante del entrenador y quizás la que otorgue mayor grado de satisfacción.

Aquí van algunos que utilizo para trabajar estas cuestiones:

En este vídeo el placer de ver los conceptos aplicados con eficacia, no siempre ocurre.

Marcelo Luis Alvarez

[email protected]

PD: Bibliográfica consultada, ¨Juegos Inocentes, Juegos Terribles, Graciela Scheines.

Agradecimiento especial a Ángel Maldonado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *