Andrada, un jugador que juega de arquero.

yo estoy al derecho dado vuelta estas vos….!

Esteban Andrada estuvo doce partidos sin que le convirtieran un gol, siete por la Superliga Argentina, uno con la Selección Nacional y cuatro por la Copa Libertadores de América, si este es el récord del fútbol argentino no lo sé, aun se debate si los récords se toman por campeonato por equipo o por jugador, poco me interesa.

Lo cierto es que tamaña cantidad de partidos invicto hizo que los medios se ocuparan de el, Andrada es un muchacho muy medido parece algo introvertido, muy humilde, sencillo en sus pocas apariciones mediáticas, no vende humo, tan transparente, integro y autentico como su juego.

Como siempre a la hora de hablar sin saber se dicen muchas cosas con respecto a su manera de jugar, que posee una agilidad felina, que es rápido de piernas, algunos los menos, que esta siempre bien ubicado, otros que hace fácil lo difícil (así sin explicar), la pregunta a responder sería, como ataja Andrada, y la verdad es que no es tan difícil, es un jugador que juega de arquero.

Esteban Andrada, juego defensivo.

Observemos con atención, en su juego siempre hay una actitud expectante, preparado siempre para atacar la jugada, rara vez se lo ve estático y con los pies en paralelo, siempre esta perfilado, moviéndose para ubicarse en la linea imaginaria que traza la pelota con el centro del arco, manteniendo una distancia constante con respecto al ultimo defensor de su equipo, un libero.

A la hora de defender el arco se planta bien equilibrado, no ataja cerca de la linea de meta reduce ángulos en bisectriz y corrige desplazándose en semicírculo.

Su dominio periférico es muy bueno, no obstante en Boca, no se lo ve muy seguido interviniendo fuera de su área, ya que el equipo de Alfaro prefiere reducir los espacios hacia atrás, defendiendo cerca de su arco, priorizando la recuperación en su propio campo, algo que en su anterior club Lanus realizaba con mayor asiduidad.

Esteban Andrada, distribución del juego.

La misma apreciación podría establecerse con respecto a su juego ofensivo, es muy seguro técnicamente con el pie, dominando con precisión los pases cortos medios y largos, identificando con rapidez la ventaja para salir jugando, aspecto que en Boca también es utilizado esporadicamente. Domina a la perfección los desmarques de apoyo y el control orientado siendo muy confiable a la hora de ofrecer soluciones a sus compañeros ante la presión del equipo rival.

El juego aéreo es otro de sus puntos altos, decidiendo con mucha determinación y seguridad donde otros no se atreven a intervenir, como muestra de ello bien vale recordar la jugada donde se lesionó, contra Cruzeiro, producto del choque con un adversario al cortar fuera de su área chica.

Esteban Andrada, juego aéreo.

Por todo lo afirmado anteriormente es que la volada espectacular casi no existe en su repertorio generalmente resuelve por ubicación adecuada, con la belleza que encierra la sencillez y la economía de movimientos, no obstante a la hora de hacerlo se muestra con la misma eficacia.

Se nota que hay una serie de hábitos bien incorporados y saberes bien adquiridos, que le permiten reproducir su eficacia partido a partido. Con su consolidación el puesto parece haber recuperado su memoria histórica, los jóvenes arqueros argentinos tienen ahora un modelo a imitar.

Marcelo Luis Alvarez

[email protected]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *