Gatti – Fillol

Mirar para atrás casi siempre paraliza los pies…!

Hugo Orlando Gatti y Ubaldo Matildo Fillol, son protagonistas de una de las mas encarnizadas antinomias que vivió el fútbol argentino.

Con carreras muy prolongadas ¨El Loco¨y ¨El Pato¨dominaron el escenario del fútbol argentino en lo que a defender el arco se refiere, el epicentro abarca de mediados de los 70 a mediados de los 80. Gatti llega a Boca para hacerlo trascender internacionalmente, gana tres campeonatos, dos copas libertadores y un campeonato mundial de clubes ante el Borussia Mönchengladbach, Fillol aterriza en River para cortar su sequía histórica de 18 años sin campeonatos, logra cinco títulos nacionales y se adueña del arco de la Selección Argentina logrando el primer titulo del mundo en el 78.

El fútbol evolucionó, el puesto de arquero es quizás el que mas cambios tuvo que soportar con reforma reglamentaria incluida.Sin embargo la discusión encarnada en dos referentes de gran calidad no esta saldada y aun recoge adeptos y detractores.

De vez en cuando ambos aparecen en los medios a despojar las cenizas y avivar el viejo fuego. Los cruces entre Boca-River y el arco de la Selección son, generalmente, el terreno elegido.

Gatti convertido en un juglar mediático en tierras españolas decía lo siguiente:

Gatti habla sobre Andrada y Armani.

Fillol siempre mas medido y menos polémico afirmaba hace algún tiempo:

Fillol opina sobre el arco de la Selección.

Escuchando con atención sus declaraciones se puede entrever la manera en que jugaban, de sus pensamientos se puede inferir como era su juego.

Gatti hace referencia a lo que perdura, ¨tiene esqueleto de arquero¨, su actitud hacia el juego es la de un jugador que puede utilizar las manos en una determinada porción del campo, afirma de Andrada; es un solucionador de sus propios errores y esta con una ´suerte¨ barbara (usando otro termino), opina de Armani.

Fillol en cambio prioriza el momento la selección es el ahora y hoy Armani es el mejor, el ¨momento¨ es determinante. Hoy salva partidos.

Dos arqueros contemporáneos de sus carreras opinaban lo siguiente, Alberto Jose Poletti decía de Gatti allá por la década del 60:
¡Es un fenómeno…! Las sabe todas las viejas y las nuevas. Inventa todos los días y va a seguir inventando…Pero a veces me da la sensación que cree demasiado en “la lógica”.

Hector Baley suplente en dos mundiales de Fillol afirmaba con respecto al ¨Pato¨:
Fillol es un milagro de potencia física. Yo creo que técnicamente sé mas que el, pero tengo que reemplazar sus reflejos, sus piernas, pensando, anticipando la jugada, tratando de simplificarla.

Desde Arquero Jugador abogamos por la construcción de un saber del arco y el ¨saber dentro de un sistema conceptual es la consecuencia de una organización intelectual, donde los conocimientos relacionados mediante la actividad del sujeto, son conscientes y transmisibles. En este caso el saber se opone a la ignorancia, la fe o la creencia y es formulable en una propuesta de la que se admite la verdad por razones intelectuales y comunicables¨. (Monteil pag. 24).

Esto nos acercaría mas al estilo Gatti que al estilo Fillol, sin embargo la necedad jamas sera parte de nuestro análisis y no descartaremos la eficacia que encierra atajar por instinto y dominar saberes circunscritos a la defensa cercana del arco.

El rigor de nuestro análisis esta encuadrado en un paradigma de pluralidad compleja y unidad abierta, lo que no significa aceptar postulados que en pos de la eficacia a toda costa se transformen en una caricatura de la efectividad, volviendo la mascara mas importante que el rostro. Es muy común que la valoración de una intervención espectacular este asociada a lo sobrenatural es por eso que habitualmente vistan al arquero de superhéroe cuando la mano salvadora llega a tiempo, pero cuando la estirada no surte efecto, de inmediato el arquero se vuelve terrenal, sin evaluar si pudo salir a tapar o cortar anticipándose a la jugada, eso no califica como error. Si quisiste anticipar y no alcanzaste, te equivocaste, si te tiraste y no llegaste hiciste todo lo posible. No podemos acordar con esa lógica.

Como entrenadores y formadores nuestra tarea debe estar enfocada a darle a nuestros jugadores una cantidad de elementos que le ayuden a resolver los problemas que le irá presentando el juego, y ademas hagan que su rendimiento pueda sostenerse en el tiempo. Como afirmamos en notas anteriores en los deportes de equipos tanto la técnica como la táctica es una construcción colectiva, y eso en gran medida esta supeditado a la idea de juego que propone el entrenador.

Gatti era el arquero de Lorenzo, Fillol era el arquero de Labruna, hoy podríamos afirmar que Guardiola elegiría al ¨Loco¨ y Mourinho al ¨Pato¨.

Marcelo Luis Alvarez

[email protected]

PD: Monteil, JM (citado de Gréhaine Jean-Francis en ¨La organización del juego en el fútbol).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *