Norberto Scoponi

Nota publicada en revista El Grafico Nº 3842, 25 de mayo de 1993.

Lleva doce años atajando en la primera rojinegra. Fue tres veces campeón y ahora llego a la Selección Nacional.

 

Scoponi Vive En El Arco De Newell’s.

Largo cabello ondulado, pinta de gringo tranquilo, look de jugador de los `80. Norberto Hugo Scoponi lleva doce años como titular en Newell’s Old Boys y trece en el plantel profesional. Es el arquero de mayor permanencia en un mismo club, después del interminable Pedro Catalano.

Es el Norbertito que trabajaba en el negocio de forraje y carbonería de sus padres, Marino y Carolina, mientras sus hermanos mayores Oscar y Héctor repartían leña en las panaderías. Aquel pibe, hoy hombre, vive un momento muy especial; a los 32 años llego ala Selección, cuando ya parecía un sueño imposible.

“Teníamos forraje y carbonería y, al lado, un galpón grande con un deposito de leña. Como yo era el mas chico atendía con mis viejos a los clientes que venían a comprar, mientras mis hermanos, seis y doce años mayores que yo, salían a repartir con el camión a las panaderías”, recuerda el gringo en su moderno negocio de ventas de motos del centro rosarino.

La vieja carbonería y casa paterna se han transformado en la empresa de Transporte Marino Scoponi e hijos, en la calle Callao entre Fragata Sarmiento y Comodoro Rivadavia, del barrio Acindar, en la zona suroeste de la populosa Rosario.

El gringo, como el tango, no se fue jamás del barrio; vive en Fragata Sarmiento entre Callao y Ovidio Lagos, junto a su esposa Ángela y a sus hijos Norberto, de siete años, y Florencia, de tres. Allí adquirió tres terrenos en el `80 y construyo su casa actual, a la vuelta de los viejos.

“En frente de mi casa había un campo con tres canchitas donde armábamos equipos de barrio. De pibe jugaba de cinco y de nueve, pero como siempre me metía a jugar con los mas grandes me mandaban al arco, y no me disgustaba”.

DE LA CARBONERIA AL ARCO

 

La historia cuenta que su primer equipo de barrio fue el Deportivo Rosario, que dirigía el viejo Tonello, un canallon empedernido que le hizo la vida imposible cuando decidió ir a jugar a Newell’s.

En Deportivo Rosario jugaba de cinco con el Camello Di Leo y el Perro Perroud –ambos ex jugadores de Central y vecinos del barrio-; después pase a la Vecinal 25 de Mayo, donde ya jugaba de nueve”.

Finalmente, el viejo Dentesano lo llevaría al Club Impulso, el de Boulevard Oroño y Avenida Uriburu, por entonces una suerte de filial de Newell`s en la zona sur rosarina.

Y ese impulso le permitiría llegar a la sexta fuerte de Newell`s, pero ahora como arquero.

“Un día que Dentesano me vino a buscar porque había faltado el arquero; yo tenia doce años, y a esa edad uno siempre dice si: fui y ataje”.

Claro que corrían tiempos difíciles para el Gringo: a la mañana había que trabajar y a la tarde ir a practicar a Newell`s o viceversa.

“Mi viejo me hacia levantar todos los días a las 7 de la mañana; había que laburar en serio, no había lola: a la hora de poner el lomo se terminaba el futbol”.

 

“UNA MEZCLA DE GATTI Y FILLOL”

 

El taller de armado de motos es su orgullo y su otra pasión; ahí trabaja muchas mas horas que en la oficina. Es también el escenario de un dialogo a puro futbol, entre recuerdos y reflexiones…

-¿Te costo mucho llegar?

Nunca me volvió loca llegar a Primera. Cuando jugaba en la tercera, después del partido me iba, salvo cuando venían Boca o River, para verlos a Gatti y a Fillol, los dos arqueros que siempre me gustaron. Gatti, por las cosas que hacia, y Fillol, porque era mas centrado.

-¿Sos una mezcla de Gatti y Fillol?

-Por ahí tengo un poquito de los dos: no poseo tanta potencia en las piernas como Fillol, que atajaba con todo el cuerpo, pero si una buena colocación, y por ahí me animo a hacer algunas cosas de Gatti. Pero no soy ni uno ni el otro. A lo mejor el más parecido a Fillol es Goycochea.

-Esta convocatoria llega en un momento especial de tu carrera, jugas ahora con la regularidad que te faltaba…

En el torneo local, si; en la Copa Libertadores, no. En los campeonatos locales siempre tuve altibajos, aunque según una estadística soy el arquero mas regular en los últimos cinco años, con más de 300 partidos jugados y con la valla menos vencida. Ahora me siento mas tranquilo, los 300 partidos jugados dan experiencia.

-¿La Seleccióntodavía estaba en tu mente?

Siempre dije que quería una oportunidad, y se me da a los 32 años: tengo la chance de jugar un Mundial. Es difícil llegar a la Selección desde un plantel del interior. Cuando Central salio campeón, lo llamaron a Lanari y no a mi porque justo andábamos mal en el torneo local.

-¿Tu mejor atajada?

Fue contra el Bolívar en cancha de Newell`s, por la Copa Libertadores del `88. Vino un centro pasado desde la derecha, yo había salido a tapar el primer palo y el delantero le pego como venia, así que tuve que volar y la saque al corner en el segundo palo.

-¿El mejor gol que te hicieron?

El de media chilena en el área chica que me hizo Lujambio contra, Defensor Sporting en el Centenario, en la Copa Libertadores del año pasado: la agarro de espaldas y la clavó en un ángulo…

-¿El gol mas tonto?

El que me metió Moyano, un petiso que jugaba en San Lorenzo, en el año`88, en cancha de Boca. La pelota pico en el área, yo la quise agarrar con una mano y me la cabeceo justo por arriba…Medía un metro sesenta y me lo hizo de cabeza…

“UN SESENTA POR CIENTO ES DE SOLARI”

 

-¿Qué significa el indio Solari en tu carrera?

Es el técnico que me marcó el camino, una especie de segundo padre porque en momentos difíciles siempre estuvo conmigo.

-¿Por eso respaldaron su retorno los jugadores mas grandes?

Para nosotros era el técnico ideal para este momento del equipo, porque le dio mucho a Newell’s y los jugadores no le dimos un titulo. Ese año nos salvamos del descenso y se fue Central. Salimos dos veces subcampeones con el indio, una a seis puntos de River y otra a un punto de Central, por eso los jugadores les debemos un campeonato.

-El proceso anterior de Solari parece similar a éste…

Pero ahora la gente no tiene paciencia, y esta equivocada, porque un 60 por ciento de lo que logro Newell’s en las ultimas temporadas se lo debemos a Solari, que estuvo tres años con el plantel y dejó un equipo bien armado, que después salio campeón con Yudica.

-¿Cuál es la explicación de los clásicos sube y baja de Newell’s?

Explicación no hay. Por ahí puede ser que la institución no este preparada para jugar dos torneos al mismo tiempo, porque el plantel no es muy grande; también tuvimos muchos lesionados y falto tiempo para hacer una buena pretemporada. Bielsa decía siempre que en el futbol hay una gran paridad y que el equipo que sabe aprovechar un detalle gana el partido. Antes hacíamos el 60 por ciento de los goles con pelota parada y ahora ni nos acercamos.

Tranquilo, campechano, casi pachorriento, su buen humor ya es famoso en Rosario, y para eso de las bromas tiene antiguos socios: el Tata Martino,la ChanchaCozzoni, el Negro Zamora y al Chocho Llop, los grandes amigos en las buenas y en las situaciones mas difíciles…

Vaya esta anécdota como pintura, tan autentica como el Gringo.

“Un día ganábamos tres a cero en el Parque, muy fácil, hasta que en los últimos diez minutos nos hicieron dos goles. Entonces viene un corner en el ultimo minuto y escucho que el Flaco Theiler me grita: “¡Es tuya, Gringo!” Yo lo miré y le contesté mientras saltaba: ¡No…! ¿¡Que va a ser mía si esta pelota es del club?!”

MIGUEL PISANO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *