Etapas formativas, ¿que debemos priorizar?

Foto de Rodrigo Figueroa.

Hace algun tiempo en un diario deportivo de Argentina un entrenador de arqueros de divisiones juveniles ponderaba las condiciones de dos de sus jugadores diciendo lo siguiente: “…tiene mucha potencia de piernas y su fuerte esta en el mano a mano. Le pega con mucha precisión de volea, aunque debe mejorar su juego con los pies. Tal vez el aspecto que más tiene que pulir es el juego aéreo”.”Sus virtudes más notorias están en el juego por arriba, en la buena potencia de pierna y en el alcance, algo que lo hace casi invulnerable en la media distancia”.

Esto es casi un denominador común en todos los entrenadores de juveniles, y de profesionales también afirmaría, como se ve, se ponderan cuestiones genéticas (potencia de piernas) y cuestiones técnicas  (precisión en la volea, juego por arriba, alcance), casi nunca se resalta la toma de decisiones es decir los aspectos tácticos del jugador, si tiene buen seguimiento del juego, si amplía su dominio periférico, si se incorpora a una unidad táctica junto con sus defensores. Estas cuestiones me parecen muy importantes ya que son más difíciles de adquirir que las cuestiones físicas o técnicas que son mucho más perfectibles con entrenamiento. Las cuestiones tácticas muchas veces dependen de una actitud hacia el juego, una predisposición a involucrarse que es  más difícil de lograr si no sale desde adentro, se puede incentivar pero generalmente es algo que se trae incorporado.

Lo que más observo a la hora de elegir un jugador para el puesto es dicha actitud hacia el juego, si mantiene distancia con sus compañeros y la pelota, si se siente cómodo en espacios amplios, ya que considero que es lo más difícil de fomentar, todo es modificable con trabajo pero vuelvo a reiterar las cuestiones físicas y técnicas son más sencillas de mejorar.

Quizás este sea un motivo por el cual en los últimos años no han aparecido arqueros con mayor dominio de área, se prioriza un aspecto de la tarea defensiva sin tener en cuenta otras cuestiones, ni hablar del biotipo, he escuchado entrenadores afirmar que no prueban arqueros con edad de séptima división (quince años) si no superan el metro ochenta de estatura. Argentina se ha caracterizado históricamente por tener  buenos arqueros de diferentes estilos, sin embargo últimamente una especie de tendencia europeizante parece haberse arraigado en el ambiente futbolístico, no obstante creo que las huellas dejadas por los grandes referentes van a volver a ser retomadas ya que el juego así lo está exigiendo, siempre fue algo bien distinto atajar que jugar de arquero.

Marcelo Luis Alvarez

[email protected]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *